desguacesmelli.com foto

Está claro que las averías en cualquier casa no son bien recibidas, cuando tenemos la mala suerte de que nuestro coche sufra una la verdad es que se convierte en un verdadero problema sobre todo cuando no sabemos muy bien lo que le pasa y no nos queda más remedio que llevar el coche al taller a ciegas. En muchas ocasiones he escuchado a ciertas personas que cuando acudes a un taller no te quedas más remedio que fiarte de lo que te dicen, es decir si el mecánico te dice que se ha roto el motor y no es verdad si no tienes un poco de idea en la materia te lo tienes que creer. Evidentemente eso lo dice quien haya tenido de verdad una mala experiencia relacionada con esto ya que los mecánicos están para arreglar los coches no para engañar al personal, por lo menos los que son honrados y trabajan para sobrevivir como lo hacemos todos a diario.

Y es que desde que llegara la crisis ha habido muchas personas que se han querido aprovechar incluso más de la situación, o más bien de las necesidades de muchas personas, todos sabemos que mucha gente se quedó con una situación económica muy escasa y debían seguir tirando para delante, y precisamente aprovechándose de esa situación muchos cara duras intentaban por ejemplo a la hora de arreglar una avería intentar vender piezas de segunda mano sin revisar y sin ningún tipo de control, muchos fueron los coches que se estropearon más de la cuenta por poner piezas en mal estado que lo único que hicieron fueran empeorar el problema. Por eso siempre cuando oímos que debemos buscar siempre empresas homologadas y que nos entreguen una garantía no nos lo dicen por hacernos la puñeta sino más bien todo lo contrario.

En estos casos si nuestro coche es más bien viejo y queremos ahorrar o no tenemos mucho presupuesto lo mejor es acudir a un sitio como desguacesmelli un desguace homologado, serio y muy profesional en el que intentaran buscar entre todos sus vehículos para despiece la pieza que necesitamos completamente revisada y a un precio que podremos pagar sin problema. De esa manera podremos quedarnos con la tranquilidad de saber que nadie nos está engañando y que pagamos por una pieza en perfecto estado y que la avala la garantía que nos da un buen centro autorizado.