buscardesguaces

Una de las muchas piezas que se deja en el olvido por su simpleza es el tubo de escape, cierto que es nada complejo, pero no por eso tiene menos importancia que el resto de los elementos del coche. Se encarga de reducir los ruidos, de la velocidad con la que salen expedidos los gases del automóvil y todo junto contribuye con el rendimiento del motor. Aunque reduce los ruidos, algunos gustan de llevar la contraria y le adaptan resonadores que los resaltan un poco más y los hace rugir.

Cambiar el tubo

Es como comprar un par de zapatos, no elige el que sea, se asegura de que le siente bien, que no moleste, que se adapte al uso que piensa darle y que se ajuste a la anatomía del pie. Con el tubo de escape, el proceso va más o menos de lo mismo, a continuación le damos algunos tips que le explicarán de manera resumida qué tener en cuenta si necesita sustituirlo.

Pide cambio: si el vehículo se usa para largos recorridos, lo usual es que amerite un cambio aproximadamente a los 80.000 Km, y, si por el contrario no circula por largos periodos de tiempo, es posible que se cree en él humedad y se corroa. Otros indicadores de que el tubo pide ser remplazado, es cuando cuelga, incluso llega a golpear contra el suelo y el combustible se consume en desmedida.

La pieza completa: le puede resultar caro, se conforma de tres piezas; el tubo de escape con todo y cola, el catalizador y el silenciador. Con las tipo tuning debe revisar que las mismas estén homologadas, y asegurarse de que cumplan con todas las normativas de circulación para que no se perjudique su funcionamiento.

El proceso de cambio: se hace con el coche en frío para evitar quemaduras. Elévelo, revise las piezas a extraer, haga el corte y retire los tronillos del silenciador. Después empape de grasa los repuestos a unir, colóquelos en sus respectivos lugares, alinéelos y encienda el motor para probarlo. Observe que no haya ningún tipo de fugas o que alguno de los elementos esté mal puesto.

Por suerte, el tubo de escape es de las piezas más comunes y, por ello, fácil de conseguir; no obstante, por la misma razón en ocasiones podría ser difícil por la gran demanda que tiene. Una opción rápida y efectiva es usando un buscador de desguaces en España, vía online no necesitará ni moverse desde donde esté. Además contará con otros diferentes servicios que ellos suelen ofrecer, como dar de baja en la DGT (Dirección General de Tráfico), compra de coches siniestrados, entre otros.