destructoras-de-papel.es foto 2

Cuando trabajas en el juzgado de la ciudad en la que vives te enteras de todo y ves de todo, algunas cosas no quisieras ni verlas pero están ahí. La verdad es que me encanta mi trabajo, soy un simple funcionario que gestiona papeleos, no es muy interesante aunque sí muy importante si queremos que la justicia llegue a buen puerto y todos los involucrados en denuncias y demandas acaben informados de las fechas y los motivos por los que se les requiere.

Hace ya seis años que trabajo en esta oficina y la verdad es que es fantástico, tengo mi espacio personal, en mi mesa una maceta que me alegra los días, una emisora puesta durante todo el día y todas las comodidades que se pueden esperar en un puesto de trabajo. Este año estoy digitalizando lo que parecen ser millones de expedientes, casos cerrados de los que debe de quedar constancia en las instalaciones. Para este proceso solo tengo que utilizar un ordenador, toda mi atención y una máquina que he solicitado a www.destructoras-de-papel.es. ¿Porque esta máquina? Pues porque la información que manejo a diario es susceptible y por el tema de la protección de datos ningún documento oficial o no debe de salir de mi despacho ¿y cuál es la mejor y más rápida manera de que esto se cumpla? Con una máquina destructora de papel.

En ella introduzco un documento y obtengo un montón de confeti, así la identidad, los veredictos y los datos de todas las personas que en los últimos veinte años han pasado por el juzgado están a salvo de curiosos. No me quiero ni imaginar que algún documento saliera de mi oficina, en ellos están los datos de todas las personas, las que van por la violencia de género, o personas que han perpetrado un robo, incluso  culpables de muertes directa o indirectamente. Sería catastrófico que por mi culpa un ex marido despechado averiguara la dirección de la mujer a la que una vez perdió por maltratarla, o que salieran a la luz las direcciones o los datos de personas que tienen que estar en el anonimato. Por esto la mejor opción es contar con una destructora, así ni habrá lugar para una equivocación y podré realizar mi trabajo con la misma profesionalidad son la que lo he estado efectuando hasta el día de hoy. Una cuestión de saber realizar tu trabajo.