La innovación en materia de robótica se concentra en un número reducido de países y polos surgidos por lo general en torno a las universidades más avanzadas. Algunos ejemplos son Boston (Estados Unidos), France (Francia), Odense (Dinamarca), Zúrich (Suiza), Bucheon (República de Corea), Osaka (Japón) y Shanghai (China).

Estos polos prosperan gracias a la interfaz entre la investigación pública y la privada. Las empresas comercializan las innovaciones surgidas, en parte, de la investigación a largo plazo llevada a cabo en universidades y otras instituciones públicas de investigación.
La mayor parte de la innovación y las empresas emergentes ligadas a la robótica se encuentran en países de altos ingresos, a excepción de China, que alberga algunas de las empresas de robótica que más rápido están creciendo, tales como DJI (una empresa de drones), Siasun y Estun.

El ecosistema de la innovación en el ámbito de la robótica es muy dinámico y colaborativo, exige un intenso proceso de investigación y resulta cada vez más complejo.  Aglutina una red cada vez más amplia de especialistas, instituciones de investigación y pequeñas y grandes empresas con un elevado coeficiente tecnológico.  De este modo, aúna los conocimientos y la experiencia procedentes de diversas disciplinas para ofrecer invenciones innovadoras basadas en los últimos avances en ciencias de los materiales, energía motriz, sistemas de control, sensores e informática.

El carácter colaborativo de la innovación en robótica responde en parte a los peliagudos desafíos que plantea.  A menudo, las empresas no disponen en su organigrama de la pericia necesaria y deben buscarla fuera, celebrando por ejemplo acuerdos conjuntos de desarrollo con empresas especializadas en robótica.

La robótica industrial requiere fuertes inversiones.  Pueden pasar años hasta que la investigación dé sus frutos, pero son las empresas de origen universitario formadas al hilo de los diferentes avances las que están impulsando la evolución del sector, como es el caso de la innovación del Brazo robótico Industrial

Empresas consolidadas más grandes, como ABB (Suiza), Kawasaki Heavy Industries, Yaskawa y Fanuc (Japón) y KUKA (Alemania) son también muy activas en I+D en materia de robótica.

Grandes empresas de seguridad, de defensa y de tecnología aeroespacial también han adquirido experiencia en robótica, al igual que empresas dedicadas a la electrónica de consumo como Samsung (República de Corea) y Dyson (Reino Unido).

Por otra parte, a medida que la robótica se vuelve más dependiente de la conectividad y de las redes TIC, empresas como Amazon, Google, Facebook, Infosys, Alibaba y Foxconn también se están sumando a la contienda.  Muchas empresas procedentes de muchos sectores están empezando a darse cuenta de los beneficios de la robótica, que ocupa un papel cada vez más central en las estrategias empresariales.