desguaces4x4

Toda persona que posea un vehículo tiene que apartar una porción de su presupuesto para el mantenimiento del mismo. El deber ser es que se realice un chequeo periódico para determinar el nivel de desgaste de algunas piezas producto del uso o como consecuencia del paso del tiempo. Lamentablemente, esta práctica no se lleva a cabo de manera oportuna por la mayoría de los conductores.

Si bien, en algunos aspectos se tiene mayor previsión, como por ejemplo en la sustitución de aceites y filtros, en otros simplemente se espera a que ocurra una avería para actuar. Las razones pueden ser diversas, falta de tiempo, desconocimiento, problemas de liquidez económica, en fin, tarde o temprano llega el momento crucial de reparar o detener el coche.

En el caso de los vehículos rústicos la situación se acrecienta, porque, como es de esperarse, sus usuarios los someten a actividades más fuertes, dado su potencial y características robustas. Si no es para disfrutar al máximo ese poder, para qué se tiene entonces un 4×4. Por lo tanto, la cuestión no es limitarse a no usarlo o no sacarle un buen provecho, sino estar consciente que es probable que surjan más averías que en un coche turístico.

Cuál es la solución

Por un lado, tomarse más en serio el mantenimiento preventivo. Aunque cueste comprenderlo, cambiar ciertas piezas, según las recomendaciones del fabricante o la advertencia de los mecánicos especializados, antes de que fallen, nos hará ahorrar unos cuantos euros y numerosos quebraderos de cabeza.

Por otra parte, decantarse por alternativas baratas pero fiables. Es acá en donde resulta muy oportuno tener entre las web favoritas la guía virtual desguaces4x4.info, ya que concentran una cantidad significativa de establecimientos autorizados para el tratamiento de vehículos en desuso, esto quiere decir, que están en la capacidad de recuperar repuestos que aún sean útiles sin que ello represente algún riesgo para su nuevo usuario.

Los desguaces certificados para comercializar recambios usados deben cumplir con una serie de requisitos y procesos para vender y dar las garantías necesarias, para asegurar a los nuevos propietarios que la mercancía es confiable. Sin embargo, en Internet y físicamente, hay ofertas muy atractivas, pero que son de dudosa calidad, de procedencia no siempre verificable (posiblemente sean robadas), inexistencia de factura y certificados de garantía, y, de existir, tal vez sean ilegales.

En definitiva, lo mejor es irse por lo seguro y optar por los desguaces que salen en directorios especiales para vehículos 4×4 como el acá especificado.