Hoy en día las relaciones sexuales ya no son como eran antes, hoy en día en cierto modo suele haber algo más de libertad y parece que en medida tantos anuncios y tantas campañas de publicidad han hecho que muchas personas pongas medios sobre todo para evitar con ello enfermedades de transmisión sexual. Es cierto que hay gente a la que le gusta ser promiscuo en su vida personal le gusta probar todo lo que pueda buscando siempre el poder disfrutar de manera sana con la otra persona, pero todo eso se consigue siempre utilizando la protección adecuada para evitar posteriores dolores de cabeza. Entre los diferentes métodos que podemos encontrar en el mercado podemos elegir el que mejor se adapta a nuestras necesidades, es verdad que quien tiene una pareja seria y comprometida ya no suele utilizar el preservativo entre otras cosas porque acuden a su ginecólogo para que a ellas se les ponga un anticonceptivo hormonal, a fin de no quedar embarazadas.

Lo que está más que claro es que el preservativo es sin duda el mejor aliado que vamos a poder encontrar ya que no solo evita que podamos quedar embarazadas sino que además contamos con la ventaja de que nos sirve de barrera ante cualquier enfermedad que nos puedan transmitir, lo que pasa que muchas veces los hombres los rechazan por el hecho de pensar que no se tienen la misma sensibilidad y que no sienten lo mismo. Llegado a este punto en algunos casos debemos saber que el preservativo también puede llegar a fallar, y aunque sea considerado uno de los mejores anticonceptivos hay veces en las que un pequeño accidente puede ponernos en alerta sin darnos cuenta. Por ejemplo a la hora de ponerlo se debe tener especial cuidado de no abrirlo con los dientes, o de poder romperlo con las uñas, ya que cualquier torpeza por nuestra parte nos puede llevar de cabeza a comprar la píldora del día siguiente un remedio muy común utilizado por muchas mujeres en situaciones reales de emergencia.

Tal y como su palabra lo indica es de emergencia y bajo ningún concepto se puede usar como anticonceptivo habitual, para eso ya tenemos una amplia variedad en el mercado y otros tantos que nos pueden aconsejar nuestro ginecólogo, de manera que en determinados casos no tengamos que salir corriendo pensando que ya ha llegado el momento.