desguacegarciasl

La mejor forma de enseñar es con el ejemplo, esto siempre ha sido así en todos los tiempos, si nuestros padres tenían ciertos hábitos, es muy probable que también los adoptáramos. Además un discurso que no esté acompañado de acciones acordes a lo que se predica, sería simplemente palabrería incoherente. Por lo tanto, si queremos ganar credibilidad lo aconsejable es demostrar que somos el principal aval de lo que decimos.

Hay muchos valores y principios que se deben transmitir a los hijos, no es fácil ser padre y mantener una conducta intachable para no enlodar la imagen ante esos seres que deseamos moldear. Y si bien a veces nos equivocamos, hay que explicar que ellos deberían llegar a ser superiores a nosotros.

Hay un aspecto muy importante que recalcar en la juventud, se trata de la responsabilidad, con quienes han confiado en nosotros, pero también con terceros que ni conocemos, ya que nadie merece sufrir algún tipo de daño, simplemente por la inconciencia que podamos tener. Este es el caso que nos compete, es decir, el cuidado de los coches.

Quien tiene un vehículo debe saber que asume una gran responsabilidad, que de una buena conducción y un adecuado mantenimiento del mismo, puede depender la vida de quien maneja, de sus pasajeros y de cualquier otro que vaya cerca de nuestro camino.

En función de lo anterior, hay que tener una rutina de revisión de coche, si nuestros hijos observan que lo hacemos y de paso les enseñamos cómo hacerlo, cuando pongamos en sus manos un vehículo seguramente harán lo mismo. Pero definitivamente esto no es lo único. Estar atentos a cualquier señal de irregularidad es parte del trabajo.

No se trata de ser obsesivos, pero cuando se nota un ruido extraño, debilidad en el desempeño, alguna vibración inusual, olores fuera de lo común, bote de algún fluido, hay que revisar y si no tenemos conocimientos avanzados de mecánica, entonces hay que acudir a los expertos. Es preferible revisar y detectar a tiempo cualquier avería, antes de que la falla agrave la situación.

Si el temor de acudir a un mecánico es que la reparación sea muy cara, especialmente por el asunto de los repuestos, tan solo hay que optar por alternativas más económicas, como adquirir piezas usadas en los desguaces coches Sevilla.

Enseñemos a nuestros hijos que es mejor prevenir que tener luego que lamentar, una vez ocurrido un accidente o que el daño al coche sea muy grave.